Diferencias entre magdalena, cupcake y muffin

Ayer os contaba cómo había preparado unos cupcakes con crema de chocolate blanco y me metía yo sola en un jardín hablando de magdalenas y de cupcakes, porque no tiene nada que ver un producto de repostería con otro, ni ambas con los muffins, con los que también se confunden. Muchas veces, y me incluyo, hablamos de estos tres tipos indiscriminadamente, sin pararnos a pensar en qué se diferencian. El propósito de este post es aclarar el origen de cada uno y por qué se caracterizan.

Magnolia Bakery, escenario de ‘Sexo en Nueva York’

Magdalenas, ¿un dulce con origen en el Camino de Santiago?

De los tres tipos, son las más conocidas entre los españoles. Aunque las clásicas magdalenas tienen origen francés y en un principio tenían forma de concha. Hay varias leyendas en torno a su nacimiento, una dice que una joven llamada Madeleine las preparó para la nobleza francesa y desde entonces se hicieron conocidas; la otra, señala que la misma joven las preparaba para los peregrinos que se dirigían hacia Santiago, de ahí su peculiar forma de concha. Quizás ésta última tiene algo más de sentido, dada la extensión de este dulce en la península.

Las peculiaridades técnicas de la magdalena actual pasan por el uso de aceite –en lugar de mantequilla– en su elaboración, y por el característico copete, su parte superior, que es resultado de una mayor proporción de levadura en la masa. Además, ésta suele estar más batida, de manera que el bizcocho es más esponjoso, e incorporan habitualmente ralladura de limón.

Magdalenas

Cupcakes, inconfundibles por su original decoración

Se trata de un dulce ‘made in USA’ que se ha puesto muy de moda en los últimos años, en parte gracias al fenómeno ‘Sexo en Nueva York’. No es más que un pastel en miniatura cuyo origen se encuentra en su propio nombre. “Cupcake” significa “pastel en taza” y así es como se preparaban antes de que se popularizaran las cápsulas de papel que hoy en día usamos para hornearlos.

Los cupcakes están siempre decorados, habitualmente con crema de mantequilla —buttercream— que puede ser de diferentes sabores. Normalmente, encima de la crema se añade un topping hecho de muy variados ingredientes, desde caramelos, chocolate, frutas a chucherías, y es muy usual que su decoración haga referencia a algún motivo en concreto. Por último, su masa incorpora mantequilla en lugar de aceite  y no se bate tanto como la de las magdalenas.

Muffins, dulces o salados

Una de las características que diferencia a este producto de repostería de origen inglés es que es menos dulce que las magdalenas o los cupcakes, e incluso podemos encontrarlos salados. La masa de los muffins no se debe batir tanto como la de las magdalenas o los cupcakes, ya que habitualmente incorpora trozos de frutos secos, chocolate, frutas o verduras. En ella se utiliza mantequilla, y aunque no son tan chatos como los cupcakes, tampoco tienen el copete de una magdalena.

Fuentes de las imágenes:

http://www.bigappled.com
http://www.receto.com
http://www.sweetbloomscupcakes.com
http://www.culinaryadventuresinthekitchen.com

Anuncios