Diferencias entre magdalena, cupcake y muffin

Ayer os contaba cómo había preparado unos cupcakes con crema de chocolate blanco y me metía yo sola en un jardín hablando de magdalenas y de cupcakes, porque no tiene nada que ver un producto de repostería con otro, ni ambas con los muffins, con los que también se confunden. Muchas veces, y me incluyo, hablamos de estos tres tipos indiscriminadamente, sin pararnos a pensar en qué se diferencian. El propósito de este post es aclarar el origen de cada uno y por qué se caracterizan.

Magnolia Bakery, escenario de ‘Sexo en Nueva York’

Magdalenas, ¿un dulce con origen en el Camino de Santiago?

De los tres tipos, son las más conocidas entre los españoles. Aunque las clásicas magdalenas tienen origen francés y en un principio tenían forma de concha. Hay varias leyendas en torno a su nacimiento, una dice que una joven llamada Madeleine las preparó para la nobleza francesa y desde entonces se hicieron conocidas; la otra, señala que la misma joven las preparaba para los peregrinos que se dirigían hacia Santiago, de ahí su peculiar forma de concha. Quizás ésta última tiene algo más de sentido, dada la extensión de este dulce en la península.

Las peculiaridades técnicas de la magdalena actual pasan por el uso de aceite –en lugar de mantequilla– en su elaboración, y por el característico copete, su parte superior, que es resultado de una mayor proporción de levadura en la masa. Además, ésta suele estar más batida, de manera que el bizcocho es más esponjoso, e incorporan habitualmente ralladura de limón.

Magdalenas

Cupcakes, inconfundibles por su original decoración

Se trata de un dulce ‘made in USA’ que se ha puesto muy de moda en los últimos años, en parte gracias al fenómeno ‘Sexo en Nueva York’. No es más que un pastel en miniatura cuyo origen se encuentra en su propio nombre. “Cupcake” significa “pastel en taza” y así es como se preparaban antes de que se popularizaran las cápsulas de papel que hoy en día usamos para hornearlos.

Los cupcakes están siempre decorados, habitualmente con crema de mantequilla —buttercream— que puede ser de diferentes sabores. Normalmente, encima de la crema se añade un topping hecho de muy variados ingredientes, desde caramelos, chocolate, frutas a chucherías, y es muy usual que su decoración haga referencia a algún motivo en concreto. Por último, su masa incorpora mantequilla en lugar de aceite  y no se bate tanto como la de las magdalenas.

Muffins, dulces o salados

Una de las características que diferencia a este producto de repostería de origen inglés es que es menos dulce que las magdalenas o los cupcakes, e incluso podemos encontrarlos salados. La masa de los muffins no se debe batir tanto como la de las magdalenas o los cupcakes, ya que habitualmente incorpora trozos de frutos secos, chocolate, frutas o verduras. En ella se utiliza mantequilla, y aunque no son tan chatos como los cupcakes, tampoco tienen el copete de una magdalena.

Fuentes de las imágenes:

http://www.bigappled.com
http://www.receto.com
http://www.sweetbloomscupcakes.com
http://www.culinaryadventuresinthekitchen.com

Cupcakes con crema de chocolate blanco

 

Esta semana he estado muy metida en la cocina con varias recetas que voy a ir subiendo. Ésta es la primera, son cupcakes (en realidad la masa es de magdalena, ya haremos un post explicando las diferencias) con crema de chocolate blanco. La decoración, como veis, está hecha con fideos de chocolate negro y Lacasitos. En la foto parece un cupcake precioso, ¿verdad? Pues ¡no es oro todo lo que reluce! No os podéis imaginar la de trampas de ‘novata’ que tuve que superar para tener unos cuantos con esta pinta. Os dejo abajo los ingredientes que necesitáis para hacerlos y os relato mi experiencia 😉

DSC_0619

Para 10 cupcakes se necesitan estos ingredientes:

  • Un huevo
  • 100 gr. de azúcar
  • 80 ml. de leche
  • 80 ml. de aceite de girasol  o vegetal (en los cupcakes se suele utilizar mantequilla, por lo que en realidad son magdalenas)
  • Medio sobre de levadura
  • 150 gr. de harina
  • Aroma de vainilla
  • Un limón

Para la crema de chocolate blanco utilicé:

  • 8 onzas de chocolate blanco
  • 150 gr. de queso crema
  • 30 gr. de mantequilla
  • 30 gr. de azúcar glass

Para decorar utilicé fideos de chocolate negro y Lacasitos.

DSC_0620

Elaboración:

  1. Comenzamos por la masa de los cupcakes, batiendo el huevo con el azúcar y con un poco de ralladura limón –bastará con que ralléis la mitad, por cierto, no os olvidéis de lavarlo antes–. A continuación incorporamos las cantidades de leche y aceite de girasol. Después mezclamos la levadura con la harina y tamizamos sobre la mezcla, batiendo poco a poco hasta obtener una masa sin grumos. Como toque final, que se puede suprimir sin problema, añadimos unas dos o tres gotas de aroma de vainilla, o las semillas de una vaina.
  2. El siguiente paso es rellenar los moldes, dependiendo del tamaño de los que escojáis os saldrán más o menos, a mí me salieron unos 10 cupcakes, rellenando un poco más de la mitad del molde. Una vez listos, los metemos al horno durante 15-20 minutos, a 180 grados, con calor arriba y abajo y en la bandeja central.
  3. Mientras que se hornean los cupcakes, podemos ir preparando la crema para decorarlos. Para ello, mezclamos con una batidora la crema de queso, el azúcar glass, la mantequilla previamente ablandada y el chocolate que habremos derretido previamente en el microondas. Todo ello hasta lograr una crema que debemos introducir en una manga pastelera y dejar reposar durante un rato (no más de 30 minutos) en la nevera.
  4. Una vez se han enfriado los cupcakes y la crema para decorarlos, no hay más que decorarlos con cuidado y al gusto.

DSC_0610

¡Aclaración y fallos cometidos!

  • Aclaración: Como os he comentado, yo he adaptado una receta de masa de magdalenas para elaborar estos cupcakes. De hecho es que nunca consigo que una magdalena me suba lo suficiente, por lo que hago magdalenas que se quedan en cupcakes, ya que éstos se caracterizan por no subir demasiado.
  • Fallo tonto: Llené algunos moldes más de lo debido, hasta las 3/4 partes, y se salieron, por lo que algunos cupcakes no quedaron tan bonitos.
  • Fallo de novata: No derretí del todo el chocolate blanco de la crema para que no se me quemara y fue un error, ¿sabéis por qué? Porque luego me encontré con que la crema no salía bien de la boquilla de la manga pastelera porque tenía trozos de chocolate con los que la batidora no había podido y que atascaban la salida de la boquilla.

Lecciones aprendidas:

Creo que la próxima vez derretiré el chocolate al baño maría aunque tarde un poco más y me acordaré de no pasarme al llenar los moldes, así además me saldrá más cantidad de cupcakes.

Fuentes:

DSC_0613

Muffins de zanahoria y recetas de mis amigas

Visto el éxito que entre todos vosotros ha tenido y sigue teniendo el carrot cake, he decidido enseñaros otra propuesta de presentación de la receta. Se trata de la misma materia prima, huevos, mantequilla, nueces, zanahorias, harina…, pero con distinta presentación. Para que veáis que esta receta tan rica se puede hacer de mil maneras.

Os presento mis carrot muffins, y a continuación os explico su proceso de elaboración:

DSC_0284

Ingredientes:

Para el bizcocho

– 150 gramos de azúcar
– 1 sobre de levadura
– 250 gramos de zanahorias
– 100 gramos de nueces peladas
– 50 gramos de mantequilla
– 4 huevos
– 130 gramos de harina de repostería

Para la crema de queso o frosting (opcional, yo en este caso no lo puse)

– 125 gramos de queso crema
– 2 cucharadas soperas colmadas de azúcar glass
– 2 sobres de azúcar avainillado (16 gramos)
– 50 gramos de mantequilla
– 125 ml de nata para cocinar

Preparación:

  1. Batir las claras con la mitad del azúcar (75 gr.) hasta alcanzar el punto de nieve (como mejor se hace es con la batidora y el instrumento de varillas), reservar en frío (guardándolo en la nevera hasta tener listo el resto de ingredientes).
  2. Mezclar las yemas con el resto del azúcar y batir. Añadir después la mantequilla ablandada (con sacarla un poquito antes de la nevera basta), las zanahorias ralladas y las nueces troceadas. Agregar la harina y la levadura mezcladas y tamizadas, poco a poco y con movimientos envolventes. Finalmente agregar las claras a punto de nieve de la misma forma y si se desea que no se noten en el bizcocho las zanahorias y las nueces, batir con la batidora al punto que se desee (yo lo hago).
  3. Engrasar (con mantequilla) y enharinar unos 20 moldes de magdalenas para horno (los míos son de silicona y permiten un desmoldado fácil), volcar el contenido sobre éstos, rellenándolos sólo hasta la mitad y hornear a 170ºC (con calor por arriba y por abajo) durante 45 min aproximadamente (yo a los 35-40 ya lo saco porque no me gusta que se tueste), dejar enfriar.
  4. Para el frosting, mezclar en un bol el queso crema, el azúcar glass, la mantequilla ablandada y la nata. Podéis añadir más o menos de estos ingredientes para lograr un resultado más dulce o más líquido. Reservar en la nevera hasta que las magdalenas estén templadas, después repartir por encima al gusto. Si se desea pueden dibujarse motivos con una manga pastelera.

Por último quería dar las gracias a algunas personas que confiaron en mi receta, la han probado ellas mismas en casa, y mirad los estupendos resultados:

6 Sin título1 Sin título2 Sin título3