Diferencias entre magdalena, cupcake y muffin

Ayer os contaba cómo había preparado unos cupcakes con crema de chocolate blanco y me metía yo sola en un jardín hablando de magdalenas y de cupcakes, porque no tiene nada que ver un producto de repostería con otro, ni ambas con los muffins, con los que también se confunden. Muchas veces, y me incluyo, hablamos de estos tres tipos indiscriminadamente, sin pararnos a pensar en qué se diferencian. El propósito de este post es aclarar el origen de cada uno y por qué se caracterizan.

Magnolia Bakery, escenario de ‘Sexo en Nueva York’

Magdalenas, ¿un dulce con origen en el Camino de Santiago?

De los tres tipos, son las más conocidas entre los españoles. Aunque las clásicas magdalenas tienen origen francés y en un principio tenían forma de concha. Hay varias leyendas en torno a su nacimiento, una dice que una joven llamada Madeleine las preparó para la nobleza francesa y desde entonces se hicieron conocidas; la otra, señala que la misma joven las preparaba para los peregrinos que se dirigían hacia Santiago, de ahí su peculiar forma de concha. Quizás ésta última tiene algo más de sentido, dada la extensión de este dulce en la península.

Las peculiaridades técnicas de la magdalena actual pasan por el uso de aceite –en lugar de mantequilla– en su elaboración, y por el característico copete, su parte superior, que es resultado de una mayor proporción de levadura en la masa. Además, ésta suele estar más batida, de manera que el bizcocho es más esponjoso, e incorporan habitualmente ralladura de limón.

Magdalenas

Cupcakes, inconfundibles por su original decoración

Se trata de un dulce ‘made in USA’ que se ha puesto muy de moda en los últimos años, en parte gracias al fenómeno ‘Sexo en Nueva York’. No es más que un pastel en miniatura cuyo origen se encuentra en su propio nombre. “Cupcake” significa “pastel en taza” y así es como se preparaban antes de que se popularizaran las cápsulas de papel que hoy en día usamos para hornearlos.

Los cupcakes están siempre decorados, habitualmente con crema de mantequilla —buttercream— que puede ser de diferentes sabores. Normalmente, encima de la crema se añade un topping hecho de muy variados ingredientes, desde caramelos, chocolate, frutas a chucherías, y es muy usual que su decoración haga referencia a algún motivo en concreto. Por último, su masa incorpora mantequilla en lugar de aceite  y no se bate tanto como la de las magdalenas.

Muffins, dulces o salados

Una de las características que diferencia a este producto de repostería de origen inglés es que es menos dulce que las magdalenas o los cupcakes, e incluso podemos encontrarlos salados. La masa de los muffins no se debe batir tanto como la de las magdalenas o los cupcakes, ya que habitualmente incorpora trozos de frutos secos, chocolate, frutas o verduras. En ella se utiliza mantequilla, y aunque no son tan chatos como los cupcakes, tampoco tienen el copete de una magdalena.

Fuentes de las imágenes:

http://www.bigappled.com
http://www.receto.com
http://www.sweetbloomscupcakes.com
http://www.culinaryadventuresinthekitchen.com

Anuncios

Cupcakes con crema de chocolate blanco

 

Esta semana he estado muy metida en la cocina con varias recetas que voy a ir subiendo. Ésta es la primera, son cupcakes (en realidad la masa es de magdalena, ya haremos un post explicando las diferencias) con crema de chocolate blanco. La decoración, como veis, está hecha con fideos de chocolate negro y Lacasitos. En la foto parece un cupcake precioso, ¿verdad? Pues ¡no es oro todo lo que reluce! No os podéis imaginar la de trampas de ‘novata’ que tuve que superar para tener unos cuantos con esta pinta. Os dejo abajo los ingredientes que necesitáis para hacerlos y os relato mi experiencia 😉

DSC_0619

Para 10 cupcakes se necesitan estos ingredientes:

  • Un huevo
  • 100 gr. de azúcar
  • 80 ml. de leche
  • 80 ml. de aceite de girasol  o vegetal (en los cupcakes se suele utilizar mantequilla, por lo que en realidad son magdalenas)
  • Medio sobre de levadura
  • 150 gr. de harina
  • Aroma de vainilla
  • Un limón

Para la crema de chocolate blanco utilicé:

  • 8 onzas de chocolate blanco
  • 150 gr. de queso crema
  • 30 gr. de mantequilla
  • 30 gr. de azúcar glass

Para decorar utilicé fideos de chocolate negro y Lacasitos.

DSC_0620

Elaboración:

  1. Comenzamos por la masa de los cupcakes, batiendo el huevo con el azúcar y con un poco de ralladura limón –bastará con que ralléis la mitad, por cierto, no os olvidéis de lavarlo antes–. A continuación incorporamos las cantidades de leche y aceite de girasol. Después mezclamos la levadura con la harina y tamizamos sobre la mezcla, batiendo poco a poco hasta obtener una masa sin grumos. Como toque final, que se puede suprimir sin problema, añadimos unas dos o tres gotas de aroma de vainilla, o las semillas de una vaina.
  2. El siguiente paso es rellenar los moldes, dependiendo del tamaño de los que escojáis os saldrán más o menos, a mí me salieron unos 10 cupcakes, rellenando un poco más de la mitad del molde. Una vez listos, los metemos al horno durante 15-20 minutos, a 180 grados, con calor arriba y abajo y en la bandeja central.
  3. Mientras que se hornean los cupcakes, podemos ir preparando la crema para decorarlos. Para ello, mezclamos con una batidora la crema de queso, el azúcar glass, la mantequilla previamente ablandada y el chocolate que habremos derretido previamente en el microondas. Todo ello hasta lograr una crema que debemos introducir en una manga pastelera y dejar reposar durante un rato (no más de 30 minutos) en la nevera.
  4. Una vez se han enfriado los cupcakes y la crema para decorarlos, no hay más que decorarlos con cuidado y al gusto.

DSC_0610

¡Aclaración y fallos cometidos!

  • Aclaración: Como os he comentado, yo he adaptado una receta de masa de magdalenas para elaborar estos cupcakes. De hecho es que nunca consigo que una magdalena me suba lo suficiente, por lo que hago magdalenas que se quedan en cupcakes, ya que éstos se caracterizan por no subir demasiado.
  • Fallo tonto: Llené algunos moldes más de lo debido, hasta las 3/4 partes, y se salieron, por lo que algunos cupcakes no quedaron tan bonitos.
  • Fallo de novata: No derretí del todo el chocolate blanco de la crema para que no se me quemara y fue un error, ¿sabéis por qué? Porque luego me encontré con que la crema no salía bien de la boquilla de la manga pastelera porque tenía trozos de chocolate con los que la batidora no había podido y que atascaban la salida de la boquilla.

Lecciones aprendidas:

Creo que la próxima vez derretiré el chocolate al baño maría aunque tarde un poco más y me acordaré de no pasarme al llenar los moldes, así además me saldrá más cantidad de cupcakes.

Fuentes:

DSC_0613

Cómo preparar una tarta o un bizcocho de manzana

 

Tarta de manzanas de hojaldre

Hace unas semanas me trajeron a casa un cajón repleto de todo tipo de fruta, sobre todo, manzanas Golden y Reinetas, así que no se me ocurrió otra cosa que ponerme a hornear utilizándolas. Busqué unas cuantas recetas y la verdad es que me costó decidirme por cuál hacer, porque todas me atraían mucho, así que opté por hacer dos recetas distintas, una tarta de hojaldre y un bizcocho. La primera receta, la que veis en la foto, es un pastel de hojaldre, con manzanas Golden, canela, limón y azúcar, quedó riquísimo y me recuerda un montón a la tarta del famoso cuento de Blancanieves.

IMG_20141019_160942

Para hacerlo necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • Una plancha de hojaldre o masa quebrada para hornear
  • 4 manzanas Golden
  • Un limón
  • Canela
  • Una vaina de vainilla
  • Una cucharada de harina de maíz (Maicena)
  • 100 gramos de azúcar
  • Mantequilla

Elaboración:

  1. El primer paso es pelar las manzanas, cortarlas en gajos y después en rodajas. Acto seguido, se ponen en un cuenco y se reparte  por encima el zumo de un limón previamente exprimido –este paso previene que la manzana se oxide–. A continuación, añadimos el azúcar, la cucharada de harina y las semillas de la vaina de vainilla y mezclamos todo, con una cuchara o incluso con la mano. Ya tenemos el relleno del pastel.
  2. Engrasamos un molde para horno, de unos 24 cm de diámetro, con mantequilla y colocamos con cuidado la plancha de hojaldre, recortando los bordes, que si son suficientes, servirán para colocar tiras de hojaldre por encima. Es siguiente paso es depositar la mezcla de las manzanas sobre la masa, evitando que caiga mucho líquido. Añadimos un poco de azúcar y canela espolvoreadas y unas láminas de mantequilla. El toque final es colocar tiras de hojaldre de la misma anchura, perpendicularmente, y meter el molde al horno durante 45 minutos a 200 grados, con calor arriba y abajo y a media altura.

Siguiendo estos sencillos pasos, al sacarla del horno, deberías obtener algo así:

IMG_20141019_125327

Bizcocho de manzanas Golden

La otra receta que hice fue un bizcocho de manzanas, que también quedó muy rico, y como me gustan los bizcochos, nada secos y muy jugosos. Este es su aspecto justo antes de meterlo al horno, habiendo seguido los pasos y los trucos que os comento a continuación.

IMG_20141012_204057

Necesitaréis estos ingredientes:

  • Un yogurt natural
  • 6 manzanas Golden
  • 350 gramos de harina
  • 4 huevos
  • 100 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de azúcar
  • Un sobre de levadura
  • Canela

Elaboración: 

  1. En un cuenco batimos las yemas de los huevos con el azúcar, y a continuación, añadimos el yogurt. A parte, habremos montado las claras a punto de nieve, y las reservamos en frío para añadir a la masa al final, con movimientos envolventes –este es un truco que si tengo tiempo, me gusta hacer con todos los bizcochos, porque aumenta su esponjosidad–.
  2. A continuación hay que añadir la harina y la levadura a la mezcla. Otro truco para mejorar el bizcocho es mezclar previamente ambas y tamizarlas sobre la mezcla, con ayuda de un colador, mientras batimos. Esto ayuda a que no se creen grumos. Cuando toda la harina esté incorporada a la masa, añadimos la mantequilla, previamente ablandada en el microondas, ya que debe estar casi líquida. Después, pelamos un par de manzanas, las rallamos y las añadimos también a la mezcla, justo antes de incorporar las claras.
  3. Cogemos un molde desmontable, lo engrasamos con mantequilla y enharinamos, para que una vez listo el bizcocho, se desmolde sin problemas. Sobre él, vertemos la masa que hemos preparado, y a continuación, pelamos y cortamos en gajos y rodajas las cuatro manzanas que restan, y las colocamos encima de la masa, de manera que la cubran por completo y que incluso formemos varios pisos con las capas de rodajas, ya que así el bizcocho quedará más rico, pero esto va al gusto de cada uno. Después espolvoreamos canela por encima y lo metemos al horno, previamente calentado a 180 grados, durante 45 minutos, con calor arriba y abajo y a media altura.

IMG_20141012_215212

Este es el corte del bizcocho, para decorarlo utilicé un poco de azúcar glass en el momento de servirla, pero también se puede repartir mermelada de melocotón o albaricoque, como hace mucha gente.

IMG_20141012_215920

Espero que os haya gustado y que os animéis a probar las recetas de postres hechos con manzana, que es una época muy buena para usarla en repostería. Los tiempos de horneado para mí son muy orientativos, porque depende del molde que utilicéis y del horno, por lo que yo nunca me fío y me gusta estar pendiente de como va subiendo la masa y a la hora de sacarlo, compruebo que esté bien hecho y si no, lo dejo un poquito más, con calor solo por abajo o arriba, para que quede en su punto perfecto.

Con el bizcocho, a los 40/45 minutos, introduzco un palillo para ver si está hecho, si es así, debería salir limpio, tanto de la zona centro como de los bordes. Con la tarta de hojaldre es un poco más complicado, porque aunque por arriba puede dar la sensación de que está hecha, el hojaldre de la base puede que esté fresco. Mi truco es hacerla en un molde desechable, de tal manera que pueda romperlo para comprobar este extremo, y si no está hecho, meterlo 10 minutos más con calor sólo por abajo.

¡Un saludo!

Tarta de queso Philadelphia

Hoy presento una receta que me gusta muchísimo, aunque no es mía, sino de una persona muy especial, de mi madre. Siempre la suele hacer para alguna ocasión especial. Me gusta mucho porque es una tarta  que se sirve muy fría, y es ideal para las celebraciones en los días calurosos. Sin embargo, puede hacerse durante el resto del año y disfrutarla igual. Os explico cómo hacerla.

Tarta de queso

Necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • Una tarrina de queso crema, de aproximadamente 250 gr.
  • Un vaso de leche
  • Medio vaso de azúcar
  • Dos bricks de nata para cocinar (200 ml. unidad)
  • Un sobre de cuajada
  • Caramelo líquido
  • Galletas

La elaboración de este postre es muy sencilla. En primer lugar, hay que extender una base de caramelo líquido en el fondo del molde o moldes que vayamos a utilizar. Yo he usado un par de tupper de forma redonda. Así es más fácil que se conserve en la nevera si no se va a servir todo a la vez.

A continuación hay que mezclar el queso, la leche, el azúcar, la nata y el sobre de cuajada, preferiblemente en una cacerola, y batir hasta que se diluyan todos los ingredientes. Una vez hayamos obtenido la mezcla hay que ponerla a calentar a fuego medio, sin dejar de remover hasta que ésta rompa a hervir. En este momento, se retira del fuego y se vierte, con ayuda de un cazo o similar, en el molde.

Para colocar las galletas sobre la mezcla caliente es necesario esperar unos minutos para que temple. Se colocan las galletas de la forma que más te guste. Lo ideal es que tapes el molde y a continuación lo dejes reposar en la nevera unas cuatro o cinco horas, hasta que esté bien frío. Para servirlo, desmóldalo como si se tratase de un flan, y adórnalo a tu gusto.

Espero que os haya gustado. ¡Un saludo!

Foto molde

Bizcocho de chocolate, hecho con el preparado de Mercadona

Qué duros son los lunes… Pero para endulzar un poquito la mañana, os tengo preparada una receta muy fácil, barata y riquísima.

Se trata de un bizcocho de chocolate, esponjoso y tierno, preparado con una harina especial de Mercadona, y con su propia receta. Yo lo he probado, podéis ver el resultado y decidir si queréis probarlo también. Vamos allá.

DSC_0479

Ingredientes:

Preparado para elaborar bizcochos de Mercadona (250 gr.)
4 huevos
Azúcar (1 vaso y medio)
1 yogurt natural
Aceite vegetal (1/2 vaso)
4 cucharadas soperas de cacao el polvo

Elaboración:

Batimos en un bol de tamaño grande los huevos con el azúcar, incorporar el yogurt y el aceite hasta que resulte una masa cremosa. Después incorporamos la harina poco a poco, mezclando bien, para que no quede ningún grumo. No hay que añadir levadura puesto que el propio preparado de bizcocho la lleva incorporada. Así nos saldría un bizcocho blanco de yogurt, si lo queremos de chocolate (en nuestro caso), añadimos 4 cucharadas soperas colmadas de cacao en polvo. O si lo queremos de limón, podemos añadir la ralladura de un limón.

Una vez lista la masa, cremosa y sin grumos, la vertemos en un molde, previamente engrasado con mantequilla, y lo metemos al horno (que debe estar a temperatura media, unos 175º).

Dejamos cocer el bizcocho durante unos 30-35 minutos, dependiendo de nuestro horno. Una vez lleve media hora podemos abrir y comprobar el estado de la masa con un palillo. Si este sale limpio el bizcocho está listo, si no, debemos dejarlo unos minutos más.

Una vez listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla, una vez frío lo desmoldamos y listo para comer. También podemos decorarlo con azúcar glas, o cualquier tipo de topping.

DSC_0475

Espero que os guste, y como siempre, os animo a que lo probéis. Un saludo!

Mis primeras galletas de mantequilla

Me ha costado un poco darle el punto a esta receta, pero por fin os la puedo presentar.  Se trata de una sencilla receta de galletas de mantequilla, ideales para acompañar a un té o para fiestas, en las que darles diferentes formas y decorarlas al gusto, relacionándolas con las más variadas temáticas y así… ¡dejar volar vuestra imaginación!

DSC_0089

Ingredientes (para 30-40 galletas):

– 100 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
– 100 gramos de azúcar
– 1 huevo
– 350 gramos de harina
– Una pizca de levadura
– Una pizca de sal
– Papel de horno
– Ingredientes decorativos al gusto

Preparación:

  1. Mezclar  la mantequilla ablandada con el azúcar hasta que quede una masa cremosa. Yo lo hago con la batidora, pero si tenéis la suerte de tener un robot de cocina, será más fácil.
  2. A continuación añadimos el huevo y batimos.
  3. Después mezclamos el harina con una pizca de sal y de levadura y tamizamos la mezcla sobre la masa, mezclándola. Debe resultar una masa consistente y no cremosa. Si la tocáis y la masa se os pega a los dedos, es señal de que hay que añadir más harina.
  4. Envolvemos la masa lista en papel film y la dejamos reposar aproximadamente 30 minutos en el frigorífico.
  5. Al sacarla, notaremos que ha endurecido un poco, esto es mejor para recortar las formas con los moldes. Con un rodillo o cualquier superficie cilíndrica que tengáis en casa (un bote de nata, por ejemplo), amasamos la bola de masa, colocando un papel de horno por encima y otro por debajo, para no manchar.
  6. Una vez alisada al espesor que queramos (las mías son de 0,5 cm) recortamos las formas que más nos gusten y volvemos a amasar los sobrantes hasta agotar la masa.
  7. Calentamos el horno a 180º y horneamos las galletas en una bandeja sobre papel de horno unos 15 minutos, o hasta que se doren un poquito.
  8. Una vez fuera, dejamos enfriar y adornamos, o no, al gusto.

DSC_0071

Estos son los moldes que tengo en casa, yo me decanté por mariposas, flores y estrellas.


DSC_0081

Imagen del paso 5. Alisando la masa, protegida con el papel de horno.

DSC_0083

Imagen del paso 6. Recortando las formas sobre la masa.

DSC_0085

Las galletas antes de meterlas al horno.

DSC_0098

Las galletas de mantequilla, ya horneadas, decoradas y listas para comer. ¡Ñam, ñam!

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla. Como siempre, os animo a que comentéis debajo, si tenéis cualquier duda o sugerencia. Muchas gracias y un beso enorme! ❤

Pastel de zanahoria con crema de queso y decoración fondant

Os presento una receta fácil y rica: pastel de zanahoria más conocido como carrot cake. La hice para mis amigos porque me pusieron cara de asco cuando les dije que me gustaba el pastel de zanahorias. La receta la conozco por otra amiga (Sara, gracias por el descubrimiento) y ahora mis amigos quieren que la haga una vez por semana, así que imaginaos si está buena…
Mi amiga la hace con la Thermomix, pero como yo no tengo la suerte de tenerla busqué una receta por Internet para hacerla a mano. Hay muchísimas, dependiendo de los gustos de cada uno (hay quien le echa pasas, aceite, u otros ingredientes), yo al final me decanté por la que encontré en la página web de Philadelphia, en la que hay muchas recetas recomendables para hacer con queso crema. La tarta que propone Philadelphia es pequeña (4 raciones), así que doblé las cantidades de la mayoría de ingredientes para obtener una de 8 raciones y añadí además algunos trucos  de la cocina de la abuela…

Por si os queréis animar os dejo mi receta y os aseguro que si seguís los pasos sale rica.

Ingredientes:

Para el bizcocho

– 150 gramos de azúcar
– 1 sobre de levadura
– 250 gramos de zanahorias
– 100 gramos de nueces peladas
– 50 gramos de mantequilla
– 4 huevos
– 130 gramos de harina de repostería

Para la crema de queso o frosting (que significa baño o glaseado)

– 125 gramos de queso crema
– 2 cucharadas soperas colmadas de azúcar glass
– 2 sobres de azúcar avainillado (16 gramos)
– 50 gramos de mantequilla
– 125 ml de nata para cocinar

Para las zanahorias de fondant

– Pasta de azúcar o fondant blanco más colorante verde y naranja para teñirlo.
– O pasta de azúcar o fondant verde y naranja.
– Y azúcar glass.

Preparación:

  1. Batir las claras con la mitad del azúcar (75 gr.) hasta alcanzar el punto de nieve (como mejor se hace es con la batidora y el instrumento de varillas), reservar en frío (guardándolo en la nevera hasta tener listo el resto de ingredientes).
  2. Mezclar las yemas con el resto del azúcar y batir. Añadir después la mantequilla ablandada (con sacarla un poquito antes de la nevera basta), las zanahorias ralladas y las nueces troceadas. Agregar la harina y la levadura mezcladas y tamizadas, poco a poco y con movimientos envolventes. Si se desea que no se noten en el bizcocho la zanahoria y las nueces, batir con la batidora al punto que se desee. Finalmente agregar las claras a punto de nieve de la misma forma, con movimientos envolventes.
  3. Engrasar (con mantequilla) y enharinar un molde para horno (los de Ikea permiten un desmoldado muy fácil), volcar el contenido sobre éste y hornear a 170ºC (con calor por arriba y por abajo) durante 35 minutos aproximadamente. Y dejar enfriar.
  4. Para el frosting, mezclar en un bol el queso crema, el azúcar glass, la mantequilla ablandada y la nata. Podéis añadir más o menos de estos ingredientes para lograr un resultado más dulce o más líquido. Reservar en la nevera hasta que el bizcocho esté templado, después volcar por encima al gusto.

Cómo preparar el fondant:
Para decorar la tarta se puede utilizar casi cualquier cosa, a mí me parece gracioso utilizar pequeñas zanahorias de 
fondant. Esta pasta de azúcar es un poco difícil de encontrar, pero en Madrid hay de todo. Yo compré una pastilla de 500 gramos de fondant blanco para teñir que me costó 3€ y un par de botes de colorante (uno verde y otro naranja) a 2.20€/unidad. Parece caro, pero ambas cosas cunden bastante, y sale más caro comprar la pasta ya teñida. 

  1. Teñir la pasta de azúcar. La que compré era algo pegajosa, así que la mujer que me la vendió me recomendó que para moldearla y amasarla esparciera sobre la encimera azúcar glass, harina o aceite. Lo mejor es utilizar azúcar glass para no estropear el sabor dulce del fondant. Se esparce un poco por la encimera y luego en las manos, se coge un trozo de fondant blanco y para obtener el color que le he dado a las zanahorias basta con  unas 10 gotas de colorante para trozos de unos 25-50 gramos de pasta. Para teñirla solo hay que amasar. Si queréis colores más claros utilizad poco colorante, y para muy oscuros más. Pero repito no echéis gran cantidad porque cunde mucho.
  2. Una vez teñida, se le da forma. Para hacer el cuerpo de la zanahoria yo hago un cilindro naranja más grueso por un lado que por otro, y para las hojas un cilindro verde idéntico pero más pequeño. Con un instrumento acabado en forma redondeada (yo utilicé un boli Bic de los de varios colores que tienen una bolita en la parte de arriba) se hace un agujero al cilindro naranja por su parte más gruesa. Después, con unas tijeras se corta la parte gruesa del cilindro verde en 4 porciones iguales y se aplastan un poco hasta darle forma de hojas. Se echa una gota de agua en el agujero del cilindro naranja y se acopla la parte fina del cilindro verde, se da un poco de forma si es necesario y se deja secar sobre una superficie con azúcar glass.

Después se decora la tarta al gusto. Se pueden clavar las zanahorias, o dejarlas encima, depende de vuestra imaginación.

Trucos de la abuela y más…

  • Dónde comprar fondant:

Yo propongo Tartilandia, un pequeño negocio situado entre Ventas y Diego de León, en la calle Azcona nº43, local 3. Venden todo tipo de productos relacionados con el mundo de la repostería.

Y Casa Joven, otra tienda entre Manuel Becerra y Ventas, donde hacen cursos de repostería y venden todo tipo de cositas para hacer tartas, cupcakes, etc.

  • Para que el bizcocho quede esponjoso

Es importante sobre todo, separar yemas de claras, batir éstas a punto de nieve y tamizar la harina con la levadura. Y este truco vale para cualquier pastel que lleve huevos y harina.

Espero que a los curiosos os sirva de ayuda el post, y  a todos que si probáis a hacerla… que me contéis qué tal por favor!

Saludos!

Galletas navideñas: muñecos de nieve, árboles de Navidad, bastones de caramelo…

¡Hola! ¿Cómo va el domingo? ¿Habéis aprovechado el puente para decorar la casa de cara a la Navidad? Yo siempre lo hago, es una tradición, desde pequeña, pero este año lo dejaremos para la semana que viene porque he estado ocupada en lo que ahora os voy a enseñar. Eso sí, por mucho que crezca, en mi casa, sea donde sea, siempre habrá hueco para el Belén y el árbol de Navidad, es una costumbre preciosa que no debemos perder! Aunque ya no seamos niños…

Bueno, os presento una nueva receta para la sección de Cocina. Se trata de galletas de mantequilla de inspiración navideña, decoradas con fondant de colores. Básicamente la galleta sigue la misma receta que ya os propuse hace unos meses en el post de las galletas de mantequilla, pero os vuelvo a dejar la receta y os explico cómo decoré las galletas para que queden tan chulas:

Galletas de Navidad

Ingredientes (para 30-40 galletas):

– 100 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente)
– 100 gramos de azúcar
– 1 huevo
– 350 gramos de harina (aproximadamente)
– Una pizca de levadura
– Una pizca de sal
– Papel de horno
– 250 gramos de fondant blanco
– Colorante verde, rojo y naranja

Preparación:

  1. Mezclar  la mantequilla ablandada con el azúcar hasta que quede una masa cremosa. Yo lo hago con la batidora, pero si tenéis la suerte de tener un robot de cocina, será más fácil.
  2. A continuación añadimos el huevo y batimos.
  3. Después mezclamos el harina con una pizca de sal y de levadura y tamizamos la mezcla sobre la masa, mezclándola. Debe resultar una masa consistente y no cremosa. Si la tocáis y la masa se os pega a los dedos, es señal de que hay que añadir más harina.
  4. Envolvemos la masa lista en papel film y la dejamos reposar aproximadamente 30 minutos en el frigorífico.
  5. Al sacarla, notaremos que ha endurecido un poco, esto es mejor para recortar las formas con los moldes. Con un rodillo o cualquier superficie cilíndrica que tengáis en casa (un bote de nata, por ejemplo), amasamos la bola de masa, colocando un papel de horno por encima y otro por debajo, para no manchar.
  6. Una vez alisada al espesor que queramos recortamos las formas que más nos gusten y volvemos a amasar los sobrantes hasta agotar la masa.
  7. Calentamos el horno a 180º y horneamos las galletas en una bandeja sobre papel de horno unos 15-20 minutos, o hasta que se doren un poquito.
  8. Una vez fuera, dejamos enfriar y adornamos.

Recién horneadas

Trucos de decoración:

  1. Vamos a necesitar teñir fondant blanco hasta lograr verde, naranja, rojo y rosa. Para ello, lo mejor es amasar sobre una superficie lisa con azúcar glass (para que no se pegue), e ir añadiendo colorante líquido hasta lograr el tono que queramos. El truco para el rosa, es añadir apenas una gotita de colorante rojo.
  2. Para dar la forma al fondant, con una superficie cilíndrica (un vaso, un rodillo…) amasamos y hacemos una plancha lisa, sobre la que cortaremos la forma con el molde que queramos (de los que utilizamos para las galletas), así, por ejemplo están hechos los árboles de Navidad, las estrellas, los muñecos…
  3. Para pegar y sujetar el fondant, basta con utilizar una brocha de cocina o un pincel (incluso con el dedo) y repartir unas gotas de agua sobre el dorso del fondant y colocarlo donde queramos.
  4. El resto de detalles están amasados y hechos a mano, con ayuda de palillos o alfileres. Es un poco cuestión de creatividad e imaginación.

DSC_0490Manos a la obra, en la imagen: plancha de fondant blanco, colorantes, azúcar glass…

Gorrito rosaLa idea de los muñecos de nieve la saqué de este fantástico blog: Cuando llegó Paula

EstrellasLas estrellas y otras galletas, tienen detalles de chocolate fundido aplicados con la cabeza de un alfiler 

Árbol de NavidadEl árbol de Navidad tiene detalles de bolas en rojo y guirnalda o nieve en blanco

DSC_0516Los detalles de los ojos y la boca están  hechos con ayuda de un alfiler y chocolate

DSC_0513Algunas galletas son tan sencillas de hacer como ésta: una estrella nevada

Espero que os haya gustado la receta , están muy buenas y son un detalle muy original para estas Fiestas. Ahora el fondant y los colorantes los compro en una tienda que se llama Casa Joven, en Madrid hay dos, yo voy a la de la calle Alcalá 180, entre Manuel Becerra y Ventas, allí venden todo tipo de cosas para hacer repostería, desde utensilios a ingredientes, y además imparten clases y talleres prácticos. Aquí os dejo su sección de Repostería por si os interesa. Para que os hagáis una idea 250 gr. de fondant cuestan unos 3 euros, hay paquetes de medio y de hasta 1 kilo, por 8 euros, pero yo prefiero comprar más pequeñitos porque la pasta se conserva mejor, además, cada colorante sale por 2 euros y pico, éstos duran mucho así que de precio salen muy bien.

Os dejo con otra imagen de las galletas. ¡Nos leemos! y ¡¡Feliz Navidad adelantada!! Hoo Hoo Hoo!

DSC_0505